Portada del dirario Meridiano
Miércoles 15 de Julio de 2020

Cotilleo Deportivo

Jordan se mostró enfadado por la muerte de Floyd/ Foto Cortesía
Jordan se mostró enfadado por la muerte de Floyd/ Foto Cortesía
Cotilleo Deportivo

El día que Michael Jordan prefirió el dinero antes que sus ideales

Lunes 1| 2:31 pm


Redacción Meridiano

Estados Unidos está realmente convulsionado debido a las protestas por el racismo latente en el país, que se generaron por la muerte del afroamericano George Floyd a manos de un policía que se arrodilló en su cuello. Con este panorama, son muchos los deportistas que se han pronunciado y no podía faltar el más grande basquetbolista e todos los tiempos: Michael Jordan.

“Su Majestad” emitió un comunicado en el que se expresaba totalmente adolorido y enojado por lo que sucedió con Floyd. Sin embargo, hubo una época en la Jordan prefería guardar silencio en temas como estos antes de expresar su opinión y para el recuerdo quedará aquel año de 1990 en el que se negó a apoyar públicamente al político afroamericano Harvey Gantt, que luchaba por llegar al senado, y lanzó la sonada frase de "Republicans buy sneakers, too" (“los republicanos también compran zapatos”).

En el documental de The Last Dance, ‘Mike’ reconoce que dijo aquella frase, pero matiza que todo se sacó de contexto cuando él solo lo dijo en tono de broma. "No tengo nada que rectificar sobre aquello porque fue una broma que hice a Scottie Pippen y Horace Grant en un viaje en autobús. Fue algo que dije sin pensar. Mi madre me dijo que me habían pedido que participara en la campaña de Gantt y yo dije que no quería hablar por un hombre al que no conocía, pero que enviaría mi contribución a su campaña. Y lo hice", explicó.

Veteran sportswriter Sam Smith clarifies Michael Jordan's ...

En ese momento Gantt quería llegar al senado por Carolina del Norte, uno de los estados más radicalizados contra la lucha por los derechos sociales y muy racista, y lo hacía ante el político republicano Jesse Helms, que representaba lo más conservador y extremista de ese partido, debido a que se oponía a todo lo relacionado con el aborto, el feminismo, los derechos de los homosexuales y además tenía varios casos sonados de racismo. De hecho lo llegaron a apodar poco después como el “Senador No”. Ante eso, Jordan hizo la vista gorda y veló por sus intereses antes de poner su imagen, ya súper conocida en el país por ser la cara de la NBA, su mejor jugador y el más admirado, al lado de un demócrata por mucho que estuviera de acuerdo con él.  

"Entiendo que puede sonar egoísta, pero me veía solo como un jugador de baloncesto. Admiraba lo que Ali había hecho para defender lo que creía justo, pero yo no me veía como un activista. Seguramente era egoísta, sí, pero es como me sentía entonces", comentó ‘Air Jordan’ en el documental.  

Al verlo desde un punto parcial, la fortuna de unos 2.100 millones de dólares que Jordan tiene ahora, se fraguó en su mayoría gracias a la publicidad (con los Bulls ganó 93,2 millones de dólares), por lo que inmiscuirse en temas tan conflictivos en un punto en el que, si bien era el mejor de la NBA y su imagen, aún no había ganado nada, pues pudo haberlo dejado muy mal parado con muchos sectores de su público.

Michael Jordan's

Su frase de “los republicanos también compran zapatos” es la ejemplificación perfecta del dilema, porque mientras Nike le dio la oportunidad y con el tiempo creó junto a esa marca el imperio de los Air Jordan, todo eso pudo esfumarse de un plumazo si el astro de Chicago abría la boca de más. De hecho, en el documental comentan que en los primeros cuatro años que salieron sus Air Jordan tenían que venderse tres millones de zapatos, pero en solo un año lograron vender 126 millones de pares. La magnitud de Jordan era tal que su apoyo le habría sentado muy bien a Gantt, pero ‘Su majestad’ prefirió centrarse en el deporte y dejar otros temas a un lado.

Al final, Gantt perdió ante Helms por unos 125.000 votos, un 52,5% ante un 47,4%. Unos votos que muchos achacan a la falta de apoyo de un Jordan que tal vez en lo deportivo hubiera hecho todo lo que logró, pero que a nivel de imagen hubiera quedado muy afectado por dar su apoyo en esas elecciones y por ende no ganar toda la fortuna que tiene ahora.

Personalidades como Obama han dicho que en aquel momento sintieron cierto enfado con Jordan, porque al ser la cara de los afroamericanos en el mundo, el no apoyar a un “hermano” fue muy frustrante. "Si tengo que ser sincero, cuando se comentó que Jordan había dicho lo de que los republicanos también compraban zapatillas... a alguien como yo, que se preparaba para combatir en los tribunales por los derechos civiles, le habría gustado que Jordan se hubiera implicado más. Por otro lado, entiendo que todavía estaba intentando descubrir cómo vivir con esa imagen que se estaba creando de él", señalo el ex presidente.

Ahora es muy fácil juzgar, pero con el tiempo ‘Mike’ ha demostrado que verdaderamente está implicado en la lucha por los derechos de todos y también en contra del racismo; hasta en más de una ocasión se ha rebelado ante de Trump por algunas medidas, más al ver que en la NBA la mayoría son afrodescendientes.

En esta ocasión y con una fortuna ya bien amasada, Jordan sí se manifestó en contra de la muerte de Floyd, algo por lo que muchos lo han apoyado y por lo que su nombre ha relucido. La lucha del mejor basquetbolista de todos los tiempos frente a los actos de racismo y las injusticias seguirá, pero siempre quedará esa mancha, esa espinita de 1990 cuando prefirió mirar su bolsillo en lugar de su conciencia.

Sam Smith: Michael Jordan said 'Republicans buy sneakers, too ...

Cotilleo Deportivo

Jordan se mostró enfadado por la muerte de Floyd/ Foto Cortesía
Jordan se mostró enfadado por la muerte de Floyd/ Foto Cortesía
Cotilleo Deportivo

El día que Michael Jordan prefirió el dinero antes que sus ideales

Lunes 1| 2:31 pm

Redacción Meridiano

Estados Unidos está realmente convulsionado debido a las protestas por el racismo latente en el país, que se generaron por la muerte del afroamericano George Floyd a manos de un policía que se arrodilló en su cuello. Con este panorama, son muchos los deportistas que se han pronunciado y no podía faltar el más grande basquetbolista e todos los tiempos: Michael Jordan.

“Su Majestad” emitió un comunicado en el que se expresaba totalmente adolorido y enojado por lo que sucedió con Floyd. Sin embargo, hubo una época en la Jordan prefería guardar silencio en temas como estos antes de expresar su opinión y para el recuerdo quedará aquel año de 1990 en el que se negó a apoyar públicamente al político afroamericano Harvey Gantt, que luchaba por llegar al senado, y lanzó la sonada frase de "Republicans buy sneakers, too" (“los republicanos también compran zapatos”).

En el documental de The Last Dance, ‘Mike’ reconoce que dijo aquella frase, pero matiza que todo se sacó de contexto cuando él solo lo dijo en tono de broma. "No tengo nada que rectificar sobre aquello porque fue una broma que hice a Scottie Pippen y Horace Grant en un viaje en autobús. Fue algo que dije sin pensar. Mi madre me dijo que me habían pedido que participara en la campaña de Gantt y yo dije que no quería hablar por un hombre al que no conocía, pero que enviaría mi contribución a su campaña. Y lo hice", explicó.

Veteran sportswriter Sam Smith clarifies Michael Jordan's ...

En ese momento Gantt quería llegar al senado por Carolina del Norte, uno de los estados más radicalizados contra la lucha por los derechos sociales y muy racista, y lo hacía ante el político republicano Jesse Helms, que representaba lo más conservador y extremista de ese partido, debido a que se oponía a todo lo relacionado con el aborto, el feminismo, los derechos de los homosexuales y además tenía varios casos sonados de racismo. De hecho lo llegaron a apodar poco después como el “Senador No”. Ante eso, Jordan hizo la vista gorda y veló por sus intereses antes de poner su imagen, ya súper conocida en el país por ser la cara de la NBA, su mejor jugador y el más admirado, al lado de un demócrata por mucho que estuviera de acuerdo con él.  

"Entiendo que puede sonar egoísta, pero me veía solo como un jugador de baloncesto. Admiraba lo que Ali había hecho para defender lo que creía justo, pero yo no me veía como un activista. Seguramente era egoísta, sí, pero es como me sentía entonces", comentó ‘Air Jordan’ en el documental.  

Al verlo desde un punto parcial, la fortuna de unos 2.100 millones de dólares que Jordan tiene ahora, se fraguó en su mayoría gracias a la publicidad (con los Bulls ganó 93,2 millones de dólares), por lo que inmiscuirse en temas tan conflictivos en un punto en el que, si bien era el mejor de la NBA y su imagen, aún no había ganado nada, pues pudo haberlo dejado muy mal parado con muchos sectores de su público.

Michael Jordan's

Su frase de “los republicanos también compran zapatos” es la ejemplificación perfecta del dilema, porque mientras Nike le dio la oportunidad y con el tiempo creó junto a esa marca el imperio de los Air Jordan, todo eso pudo esfumarse de un plumazo si el astro de Chicago abría la boca de más. De hecho, en el documental comentan que en los primeros cuatro años que salieron sus Air Jordan tenían que venderse tres millones de zapatos, pero en solo un año lograron vender 126 millones de pares. La magnitud de Jordan era tal que su apoyo le habría sentado muy bien a Gantt, pero ‘Su majestad’ prefirió centrarse en el deporte y dejar otros temas a un lado.

Al final, Gantt perdió ante Helms por unos 125.000 votos, un 52,5% ante un 47,4%. Unos votos que muchos achacan a la falta de apoyo de un Jordan que tal vez en lo deportivo hubiera hecho todo lo que logró, pero que a nivel de imagen hubiera quedado muy afectado por dar su apoyo en esas elecciones y por ende no ganar toda la fortuna que tiene ahora.

Personalidades como Obama han dicho que en aquel momento sintieron cierto enfado con Jordan, porque al ser la cara de los afroamericanos en el mundo, el no apoyar a un “hermano” fue muy frustrante. "Si tengo que ser sincero, cuando se comentó que Jordan había dicho lo de que los republicanos también compraban zapatillas... a alguien como yo, que se preparaba para combatir en los tribunales por los derechos civiles, le habría gustado que Jordan se hubiera implicado más. Por otro lado, entiendo que todavía estaba intentando descubrir cómo vivir con esa imagen que se estaba creando de él", señalo el ex presidente.

Ahora es muy fácil juzgar, pero con el tiempo ‘Mike’ ha demostrado que verdaderamente está implicado en la lucha por los derechos de todos y también en contra del racismo; hasta en más de una ocasión se ha rebelado ante de Trump por algunas medidas, más al ver que en la NBA la mayoría son afrodescendientes.

En esta ocasión y con una fortuna ya bien amasada, Jordan sí se manifestó en contra de la muerte de Floyd, algo por lo que muchos lo han apoyado y por lo que su nombre ha relucido. La lucha del mejor basquetbolista de todos los tiempos frente a los actos de racismo y las injusticias seguirá, pero siempre quedará esa mancha, esa espinita de 1990 cuando prefirió mirar su bolsillo en lugar de su conciencia.

Sam Smith: Michael Jordan said 'Republicans buy sneakers, too ...

TAMBIÉN TE PODRÍA INTERESAR